Dando vida al Inca. Anécdotas del cine nacional.

El Inca es una película venezolana de género biopic (biográfico), que nos cuenta los detalles de la vida y obra del boxeador merideño Edwin Valero alias ´´El Inca“, actualmente fallecido. Este atleta tuvo una corta carrera, sin embargo, fue quizás una de las más impresionantes en el deporte en cuestión. Muchos jóvenes pugilistas envidiarían su extraordinario record de 27 victorias (todas por nocaut) y 0 derrotas. Valero fue un hombre duro con carácter guerrero, por lo que resultó ser todo un reto para el actor Alexander Leterni, interpretarlo en la película dirigida por Ignacio Castillo Cottin.

Hubo cierta intriga y prejuicio en la comunidad cinéfila cuando se confirmó a Leterni como el encargado de desempeñar el papel principal. Ni si quiera él mismo, se sentía seguro de querer introducirse a un cuadrilátero y colocarse los guantes del ´´Inca“ Valero.

Su convocatoria para dicho trabajo resultó en una anécdota graciosa, así lo recordó en una de sus muchas entrevistas ofrecidas en torno a la película. Según sus propias palabras, recibió una llamada de la directora de casting. Cuando esta le preguntó si le gustaría participar en el proyecto, su reacción fue inmediata y positiva. Sin embargo, ni bien se le informó que interpretaría al ´´Inca“ Edwin Valero, le costó creerlo.

´´Es muy cómico porque de hecho, cuando a mí me llama Mireya también a hacer el casting,  me dice: Mira ¿Si quieres participar en el proyecto del Inca? (Le digo): Ah, me encantaría, brutal la historia ¡Si quiero! ¡Claro!  ¿Qué casting? Dime ¿Qué personaje? (Me contesta): No, para que hagas el Inca. (Respondo): No, ya se ¿Pero qué personaje? (Me dice): ¡El Inca!“

El joven intérprete se mostró escéptico ante la propuesta. Al no considerarse el indicado para el trabajo, recomendó a dos de sus colegas actores para el casting. Sin embargo, el equipo detrás del proyecto insistió. El director quería a Leterni para el papel, a toda costa. Esto no terminaba de convencerlo, ya que bajo su punto de vista, guardaba pocas similitudes con el fallecido boxeador. Declaraba:

´´Bueno, yo lo único que tenía del Inca en ese momento, para mí, era la gorra de Chicago Bulls y el signo Sagitario, que los dos somos Sagitario pero… No sé, mas nada“

No obstante, a veces poseemos cualidades provechosas que no podemos notar por nuestra propia cuenta. Ese despiste puede suceder con los actores de cine. Afortunadamente, siempre se puede contar con personas lo bastante observadoras para resaltar esos atributos que son un misterio para nosotros. El director, Ignacio Castillo, se percató de la actitud y energía de Alexander y logró convencerlo de intentar audicionar para el papel. Aunque, esta primera intentona no resultó muy sustancial. Según cuenta:

´´Cuando llego, que hago el casting, parece que lo hice mal porque me volvieron a llamar (para decirme): Mira, que te aprendas el texto [sic]“ Recuerda Alexander, entre risas.

 

También reveló que para lograr la caracterización apropiada, fue indispensable la preparación tanto física como mental. El primer paso consistió en auto convencerse de su capacidad para realizar el trabajo. Más adelante,  fue entrenado por instructores de boxeo quienes lo introdujeron en las técnicas y movimientos básicos del deporte. Dicha preparación evolucionó en enseñarle la técnica característica del Inca Valero.

´´Cuando tu interpretas a un personaje, tu no lo puedes juzgar [sic] ¿Me entiendes? Porque si tu lo juzgas, ya tú estás predeterminado y tienes un prejuicio. No vas a entrar, no lo vas a entender y tu como actor tienes que entender(lo), tú tienes la responsabilidad de entender su naturaleza, su esencia y literalmente, yo, con esta oportunidad de interpretar a Edwin Valero, aprendí literalmente a ponerme en los zapatos de otro“

Tal como dice Leterni, la labor del actor es la de meterse bajo la piel del personaje que interpreta, sin importar lo distinto que este sea de su persona. Es decir, trascender de su propio ser y evolucionar en el personaje que interpreta. Por otro lado, nuestro deber como espectadores, amantes del cine, es el de presenciar la interpretación del artista y otorgarle un justo valor. Ya que si este llega a convencerse a sí mismo de que ha logrado convertirse en su personaje, entonces nosotros también lo creeremos.

Raúl Briceño

Facebook: https://www.facebook.com/Columnadecine/

Twitter: https://twitter.com/Raulecrivain

Instagram: https://www.instagram.com/caracasbohemian/?hl=es-la