Continua incendio forestal en Parque Nacional Macarao.

Caracas 9 de Abril.- El Parque Nacional Macarao ya tiene diez días ardiendo y un grupo de vecinos de la parroquia El Jarillo, del Municipio Guaicaipuro, del estado Miranda, pidió a la comunidad de diversos sectores, sumarse a las labores que buscan sofocar las llamas que ya han consumido más de 400 hectáreas en la zona del embalse de Agua Fría.

Douglas Núñez, residente de la zona, reconoció la labor de los efectivos de La Guardia Nacional Bolivariana, del Cuerpo de Bomberos del estado Miranda, Protección Civil y Grupos Voluntarios, quienes desde el primer día intentan controlar el incendio forestal, “pero no es suficiente, tenemos que ayudarlos en esa labor antes de que ese pulmón de nuestro estado sea arrasado por completo”.

Asegura que ya muchos jarilleros han puesto a disposición de los funcionarios vehículos y tanques con agua para continuar con el combate del fuego. Agrega que pese a que la semana pasada el Gobierno Nacional anunció la activación de helicópteros, esto no ha sido suficiente.

Además del evidente daño provocado por las llamas a la vegetación, los residente dicen estar desesperados por la densa cortina de humo que cubre toda la población desde hace más de una semana. “Hay zonas, próximas al embalse, donde es prácticamente imposible respirar, el humo no cesa y solo le rogamos a Dios que llueva”, agregó Magaly Bello residente de la zona.

El embalse suministra agua a más de 100.000 vecinos de Los Teques, El Jarillo y San Pedro de los Altos.

El Parque Nacional Macarao está ubicado en la cuenca de los ríos Macarao, San Pedro y el Jarillo. Su extensión es de 15.000 hectáreas que abarcan parte del Distrito Capital y del estado Miranda. La zona fue declarada Parque nacional en 1973.

Por otra parte el VGRPC, a través de sus cuentas en las redes sociales señala que el comando aéreo de la Guardia Nacional Bolivariana, han realizado mas de 50 descargas de agua efectivas con dos helicópteros Bell 412; dotados un con sistema ventral de extinción de incendios, esto con el objetivo de sofocar las llamas y los cuales a su vez son reabastecidos desde el embalse de “Agua Fría”, ubicado dentro de los espacios del Parque Nacional.