Banda Ciudadana de Caracas, 56 años de trayectoria. (+Historia).

 Caracas 10 de Octubre.- Hace 56 años, el 27 de Septiembre de 1963, un grupo de emprendedores radioaficionados liderados por: Carlos Eduardo Chaumer, Carlos Blanco Rey, Carlos Plasencia Jurado y Manuel Valberde Q. registran un documento constitutivo, dando origen con esto a lo que hoy conocemos como; “La asociación Venezolana de La Banda Ciudadana”. Sede nacional.

Cabe señalar que esta institución debe su nombre a una porción del espectro radio eléctrico utilizada en los Estados Unidos por muchos radioaficionados desde el año de 1958,  adoptada más tarde por otros países y que convinieron en denominar “Citizen Band” o “Banda Ciudadana”. 

La “Banda Ciudadana” como se le conoce popularmente, es una institución sin fines de lucro, dedicada a las transmisiones civiles y que desde sus comienzos agrupa a gran cantidad de radio aficionados y usuarios de la denominada banda de los 11 metros. Una porción del espectro radio eléctrico utilizada mayormente para las comunicaciones “Citadinas” o locales, debido a sus restricciones en cuanto a la potencia emitida por los equipos (5 watts) y el poco ancho de banda utilizado. Sin embargo y debido a lo que en el argot técnico se denominan condiciones de propagación favorables, con estos pequeños aparatos radiofónicos, se logra realizar eventualmente algunos “contactos” internacionales, por lo demás muy celebrados entre los distintos operadores.

Algunos aspectos técnicos.

Como dato técnico y curioso a la vez, podemos señalar que en sus primeros años el número de canales que poseían los radios utilizados en la banda ciudadana,  era tan solo de 23 y  la modalidad de transmisión era en Amplitud Modulada AM. Luego con el pasar de los años se fueron añadiendo más canales (40) y otros modos de transmisión como las bandas laterales, USB, LSB y por último la FM. En sus comienzos, aquí en nuestro país era necesario un distintivo de llamada o indicativo, para operar los pequeños transmisores y el cual era expedido por el otrora Ministerio de Transporte y Comunicaciones (MTC). Dicho permiso tenía un serial compuesto por números y letras, por ejemplo  “5-YX-25”. Cabe destacar que este fue el indicativo o permiso asignado a la Asociación Venezolana de La Banda Ciudadana a la hora de hacer su solicitud. Donde el número cinco (5) hacía referencia a la región del país en la cual se ubicaba la estación radioeléctrica, en este caso la correspondiente a; Caracas, Miranda, Guárico y Las dependencias Federales, el YX es el prefijo Internacional asignado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones U.I.T al uso de la Banda de funcionamiento, en este caso los 11 Metros y el  sufijo o 25, es el número individual del permiso asignado a dicha institución. Sin embargo con el transcurso de los años este requisito fue eliminado en la mayor parte de los países del mundo, incluyendo a Venezuela.

Algo de historia sobre sus comienzos.

Al inicio de sus actividades, la Asociación Venezolana de la Banda Ciudadana, carecía de sede, motivo por el cual sus miembros realizaban las reuniones en sus casas, hasta que en el año de 1965 y gracias a las diligencias y contactos realizadas con entes gubernamentales, se logra el comodato de un terreno ubicado en la Parroquia San José, donde luego funcionaria un depósito de vehículos chocados y pertenecientes a la antigua Inspectoría de Transito. Dicho terreno y depósito serían utilizados posteriormente para construir lo que hoy se conoce como la Cota Mil, popular avenida caraqueña que atraviesa la Ciudad Capital de Este a Oeste. 

Después del desalojo de estos espacios para dar paso a la construcción de la Cota Mil,  la Institución paso a tener su sede en la Quinta Nórdica, ubicada en una zona del Paraíso, al lado de Villa Zoila. De allí y provisionalmente mudan sus instalaciones durante algunos meses a la urbanización Las Acacias, en un sector de la Avenida El Salvador. De su ubicación exacta en este sitio no tenemos ningún registro en los archivos de Radio Rescate. De allí pasan al sector denominado la Puerta de Caracas, donde logran instalarse por varios años. Esto fue exactamente en la planta baja del Edificio Delta, situado entre las esquinas de Cuartel San Carlos a Dos Pilitas. Sitio que fue muy popular y concurrido en la década de los años 70. Donde los fines de semana, sobre todo, se podían apreciar a gran cantidad de vehículos estacionados al frente del local y con una característica muy común, todos con sus largas antenas del tipo “Látigo” instaladas en los parachoques de sus carrocerías. Desde este sitio y por motivos desconocidos se mudan hasta las instalaciones del Parque Valle Abajo, donde hasta el día de hoy tienen su sede. Dicho parque  se encuentra situado, entre la confluencia de las Avenidas Orinoco y Atabapo, pertenecientes ambas a la urbanización Valle Abajo. 

Sobre sus actividades.  

Desde sus inicios esta Institución tuvo como objetivo, agrupar a los radio aficionados usuarios de esta banda “Citadina” de los 11 Metros, pero como complemento a sus actividades cotidianas se dieron a la tarea de realizar ayudas y labor del tipo social hacia las las comunidades, para ello a través de sus equipos de radio localizaban medicinas y medicamentos en todo el territorio nacional y luego entregárselas a las personas que las necesitaban y hacían la solicitud en sus diferentes sedes. Trabajaron también con el  banco de  Sangre del Hospital José María Vargas de Cotiza, localizando la sangre requerida y luego trasladándola a los diferentes estados del País donde era necesitada.

Fue público y notorio que en algunas oportunidades cuando los integrantes de la Asociación no podían llegar con su encomienda hasta el lugar de destino, muchas empresas de transporte público, privado y líneas Aéreas, conocedoras de esa gran labor social y humanitaria prestaron su colaboración para que los insumos llegaran hasta su destino final.

Aparte de estas actividades de búsqueda, localización y traslado de medicamentos, también fueron importantes sus participaciones en diferentes eventos como derrumbes e inundaciones, Operativos de Carnaval y Semana Santa, pero quizás la actuación más importante fue el 29 de julio  de 1967, durante los días posteriores al terremoto ocurrido en la ciudad de Caracas. Para aquel entonces no existía en el país la denominada Defensa Civil, hoy conocida como Protección Civil.  Fue entonces cuando la Asociación Venezolana de La Banda Ciudadana junto con otros grupos voluntarios, entre ellos el Grupo de Rescate Humboldt y el Grupo de Rescate Venezuela ayudaron a las autoridades civiles y militares en la remoción de los escombros de los edificios Neverí y Mijagual,  ubicados ambos en la urbanización Altamira y Los Palos Grandes.

Cabe resaltar que como consecuencia de este desastre natural, unas 80 mil personas quedaron sin hogar, seis edificios resultaron destruidos, 40 edificios fueron declarados no habitables y 180 edificaciones sufrieron deterioros graves.

Su trayectoria.

Después de algunos años de su fundación, en muchas Capitales de Estado, Ciudades y pequeños pueblos fueron apareciendo seccionales, llegando a contar con más de ochenta a nivel Nacional.

Es importante dar a conocer que de esta Institución y motivado a conflictos surgidos y relacionados con procesos electorales a lo interno, surgen varias divisiones muy importantes y que dieron origen a la formación de otras instituciones, entre las cuales cabe destacar el caso del Cuerpo de Emergencia y Transmisiones CET, popularmente llamados  “Los Pollitos”, esto haciendo referencia a su uniforme, el cual era y es actualmente de color amarillo. Institución que durante muchos años presto su apoyo a los Bomberos del Distrito Capital, en su sede del Cuartel Central Comdt. Victorino Jordan, ubicado en la Av. Lecuna.  Otra de las instituciones nacida de procesos electorales conflictivos en el seno de esta institución, fue La Brigada 8 de Caracas.

Hoy después de 56 años de su fundación, esta popular e importante Institución sin fines de lucro y conformada en su totalidad por voluntarios de ambos sexos y diferentes edades, continua trabajando con la finalidad de continuar con el legado dejado por sus miembros fundadores y además brindar su apoyo en el área de las comunicaciones, no solo a  las autoridades encargadas de la Protección Civil y Administración de desastres ante un evento adverso, sino también a otras organizaciones voluntarias del rescate y que requieran de capacitación en el área de las comunicaciones, dictando para ello cursos, talleres y prestando además sus instalaciones para la realización de ejercicios de búsqueda y rescate a todas aquellas que no posean sedes propias.

radiorescate